Proyecto de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos

Huelga en 1984.

Paro laboral en Anthony, Nuevo México, 1984.


El Proyecto de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos está basado en El Paso, Texas y su actividad se concentra en la región fronteriza donde se juntan los estados de Texas, Nuevo México y Chihuahua. Esta región es hoy en día el más importante sitio de reclutamiento de trabajo agrícola a lo largo de toda la frontera. De esta región, millares de trabajadores agrícolas, principalmente de México, se mueven a las principales áreas agrícolas de Estados Unidos. Además, un buen número de estos trabajadores se quedan en la región para laborar en los campos agrícolas aledaños a El Paso, Texas.

Unos 12 mil trabajadores agrícolas viven y trabajan en esta frontera. De éstos, alrededor de 5 mil laboran en la pisca de chile. Estos piscadores de chile son el cimiento sobre el cual descansa la multimillonaria industria de la salsa picante que produce un ingreso de $300 millones de dólaes al estado de Nuevo México. Al mismo tiempo, los piscadores del chile son los más mal pagados con un salario anual promedio de $6,000. Estos trabajadores sufren las prácticas de reclutamiento más inhumanas y laboran bajo las peores condiciones de trabajo que se puedan encontrar en el suroeste. Las familias de trabajadores agrícolas que viven en las comunidades agrícolas sufren las más opresivas condiciones de vida. Viven, por ejemplo, en desvencijadas casas móviles (trailer houeses) o en deterioradas "barracas" donde no cuentan con agua para beber ni electricidad. Estas familias no tienen acceso a servicios médicos o programas de salud, y las oportunidades educativas son muy raras.

El Proyecto de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos fue iniciado con el objetivo de mejorar las vidas de los empobrecidos trabajadores del campo y de sus familias.

El propósito es de promover y proteger los derechos humanos de los trabajadores agrícolas sin importar su estado migratorio. Nuestro compromiso es el fortalecimiento de los trabajadores agrícolas para desarrollar e implementar soluciones a largo plazo ante los problemas económicos y sociales que resultan de un sistema agrícola de explotación que pone a las ganancias por encima de la dignidad humana.

Este propósito se consigue por medio de la formación de comités de trabajadores agrícolas que sirven para concientizar, así como la organización de presión colectiva para mejorar las condiciones de trabajaos y lograr otras reivindicaciones sociales.

Durante casi quince años, nuestro trabajo ha jugado un papel importante en la organización de los trabajadores agrícolas en el condado de Doña Ana, en Nuevo México y en el condado de El Paso, en Texas. Durante este tiempo, se ha logrado mucho. Se han conseguido aumentos en los salarios y algunas mejorías en las condiciones de trabajo, salud y vivienda. Aunque estos logros han sido muy modestos, son de enorme importancia debido a lo complicado de la lucha y a la situación en desventaja en que se desarrolla nuestro movimiento. Nuestro trabajo más importante ha sido en el desarrollo del liderazgo y la promoción de la participación activa de los trabajadores agrícolas mismos.

Paros laborales, protestas, juntas y actividades educativas alrededor de tópicos como el uso de pesticidas, derechos laborales, política de inmigración, etcétera, han sido los medios principales para unificar y organizar a los trabajadores agrícolas y a sus familias.

Nuestro proyecto es parte de la
Red de Trabajadores Agrícolas, por lo que trabajamos en coordinación con 6 de las organizaciones de trabajadores agrícolas más activas que se puedan encontrar hoy en día. También participamos en la Coalición Rural y en la Red del Suroeste por Justicia Ambiental y Económica. Tenemos relaciones de trabajo y fraternales con grupos campesinos, indígenas, laborales, religiosos y de derechos humanos de éste y otros países, incluyendo México y la República Dominicana.

Creemos firmemente que el cambio es el resultado de la lucha y el esfuerzo del pueblo trabajador mismo. Por lo tanto, los trabajadores agrícolas que pretendemos organizar son parte integral de todos los aspectos de nuestro trabajo. Ellos establecen las prioridades y los objetivos, reciben el entrenamiento para representarse ellos mismos y organizan las acciones necesarias para resolver sus problemas.

Creemos que los trabajadores agrícolas mismos se encargarán de rescatar la justicia y la dignidad que actualmente se niega al pueblo trabajador agrícola en los Estados Unidos.

Para más información sobre este proyecto, comuníquese a:

Centro de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos
201 East Ninth Avenue
El Paso, Texas 79901
Tel. (915) 532-0921
Fax (915) 532-4822

|Principio| |Continúe|


|Home Page| |Primera Página| |Página del PTAF|