Los Hemos Alimentado Por Mil Años

organizador laboralLos hemos alimentado por mil años-
Porque eso fue nuestro destino, usted sabe.
Desde los días que nos encadenaron a los campos,
Hasta la huelga la semana pasada.

Nos han quitado nuestras vidas,
las de nuestros niños y nuestras esposas,
Y nos dicen que es su derecho,
Pero si la sangre es el precio de su riqueza,
Por Dios que ya hemos pagado suficiente.

Por un trabajador anónimo, 1908

 

No solamente hemos estado luchando y organizando durante los últimos 12 años, sino desde mucho atrás, desde cuando los primeros campesinos fueron traídos a trabajar en la agricultura de California.

Cuando las empresas americanas se extendieron al oeste después de la Guerra Civil, miles de trabajadores se necesitaban en las minas de oro y plata, para construír la vía del ferrocarril, y para laborar en los campos.

Al mismo tiempo, los empresarios americanos andaban en Asia y América Latina en busca de recursos naturales y nuevos mercados para la creciente producción industrial estadounidense. Pero no regresaron solamente con te, seda y minerales, también "reclutaron" a millares de campesinos desempleados para que vinieran a California a trabajar.

Muchos de estos campesinos habían sido forzados a dejar sus tierras en manos de grandes haciendas extranjeras. En las ciudades de sus países no había trabajo porque los productos importados de los países poderosamente económicos no permitían que se desarollaran las economías de sus países.

Chinos y Japoneses

A finales de los 1800's, millares de trabajadores chinos y japoneses fueron importados para trabajar en las huertas de fruta y en el betabel. Ellos fueron los primeros trabajadores agrícolas en formar asociaciones y en salir en huelga para mejorar sus condiciones laborales. Pero sus victorias no duraban mucho.

Los rancheros podían usar a los trabajadores anglos y a otros grupos de inmigrantes en contra de ellos. Especialmente durante la depresión en los años 1870 y al principio de los 1900, los asiáticos fueron culpados de quitar los empleos a los americanos. El resultado fue la promulgación de leyes racistas que excluían a los chinos (1882) y a los japoneses (1920) de los E.U.

IWW - Primera Unión Multinacional

A principios de este siglo, los Tabajadores Industriales del Mundo (IWW) organizaron e impulsaron huelgas de trabajadores agrícolas de todas las nacionalidades. La IWW dejaba que la lechuga se pudriera hasta que los trabajadores recibieran un sueldo decente. La IWW usaba tácticas de acción directa, así como de sacar a los rompehuelgas de los campos.

Para 1917, la IWW tenía 10,000 miembros campesinos, pero los rancheros y el gobierno se confabularon para encarcelar a sus líderes y para cerrar sus salones sindicales en Fresno, Bakersfield y San Diego.

Trabajadores Filipinos

Después de la Primera Guerra Mundial, los rancheros empezaron a importar trabajadores de las Filipinas, nación de la cual se había apoderado Estados Unidos después de la guerra con España de 1898. Además, se aprobaron leyes excluyendo a las mujeres filipinas de este país. En muchas zonas rurales era un crímen que hombres filipinos se juntaran con mujeres de otras razas. Los rancheros querían mantener sus gastos bajos por medio de tener una fuerza de trabajadores solteros. Pero ya para los años 30, los filipinos habían formado asociaciones que estallaron huelgas importantes.

1934-36 Huelgas en Salinas, Dividir y Conquistar

En 1934, los lechugueros filipinos y los trabajadores de los empaques que eran mayormente anglos (representados por su unión la AFL) estallaron un movimiento huelguístico contra los grandes rancheros y empacadores del Valle de Salinas, demandando reconocimiento a sus uniones y mejores condiciones laborales. Los dos grupos hicieron un acuerdo de que ninguna unión iba a negociar individualmente.

Después de algunas semanas en huelga, los rancheros y empacadores estuvieron de acuerdo en negociar. El acuerdo se hizo el sábado en la noche. "Que regresen todos a trabajar inmediatamente y negociamos el lunes", dijeron los patrones. Como el domingo no se trabaja, nadie regresó al trabajo hasta el lunes.

Huelguista...Cuando Ilegó el lunes, los rancheros negociaron con los representantes anglos de los trabajadores de los empaques, pero se rehusaron a negociar con los representantes filipinos de los lechugueros, argumentando que "habían violado el acuerdo al no ir a trabajar el domingo". Mientras que la unión de los empacadores negociaba el contrato, grupos de golpeadores organizados por los patrones se dedicaron a quemar los campos laborales donde vivían los filipinos, expulsaron del valle a sus líderes y trajeron esquiroles para romper la huelga.

Los líderes de la unión en los empaques se "olvidaron" del compromiso que tenían con los trabajadores agrícolas filipinos y permitieron que los trabajadores del campo y los del empaque fueran divididos.

Dos años más tarde, en 1936, los dueños en los empaques se negaron a negociar un nuevo contrato. Luego, emplearon un ejército de 3,000 golpeadores para reprimir a los trabajadores organizados del empaque, y utilizaron a la policía y al sheriff para arrestar y golpear a los trabajadores al mismo tiempo que escoltaban a los esquiroles empleados para suplir a los trabajadores organizados.

Algunos trabajadores del campo pararon de laborar en solidaridad con los trabajadores de los empaques, pero como estaban desorganizados su apoyo no fué muy efectivo. En un mes, la huelga fue destruída y la unión de los trabajadores del empaque fue aplastada.

La Gran Depresión

La Gran Depresión trajo una nueva ola de pequeños granjeros arruinados propietarios a California, provenientes de Oklahoma, Kansas y Texas. Ellos se integraron con los mexicanos y los filipinos que estaban trabajando en los enormes "ranchos" de DiGiorgio y de otras ricas empresas agrícolas.

La depresión empeoró y los rancheros redujeron los sueldos y desocuparon a muchos trabajadores agrícolas. Entre 1929 y 1933, los sueldos cayeron de $3.50 a $1.90 al día. Además, junto a los sueldos bajísimos y al desempleo, la mayoría de los trabajadores agrícolas no calificaban para recibir ayuda de emergencia ya que había un requisito de 3 años de residencia para recibir cualquier tipo de ayuda. Su situación era muy difícil.

Los trabajadores agrícolas no tuvieron otro camino que paralizar las labores en los campos (solamente en 1933 hubo unas 50 huelgas) y decirle a los patrones "Ustedes recojan sus propias cosechas por $1.75 al día".

Muchas de estas huelgas fueron dirigidas por la Unión Industrial de Trabajadores Agrícolas y del Empaque (más conocida por sus siglas CAWIU), cuyos líderes incluían a comunistas y otros activistas de izquierda. La CAWIU, trabajaba muy cercanamente a la CUOM, una confederación de trabajadores mexicanos del Valle Imperial.

Huelga en el Algodón, 1933

La huelga más grande se llevó a cabo por trabajadores en el algodón cerca de Corcoran en el Valle Central. Los rancheros habían reducido los sueldos de $1 por las 100 libras a 40 centavos . La CAWIU hizo el llamado a salir en huelga en demanda de mejores salarios y 1,800 trabajadores agrícolas paralizaron las labores en octubre de 1933. Tres cuartas partes de los huelguistas eran mexicanos y el resto eran anglos y negros.

Los rancheros desalojaron a los huelguistas de los campos de viviendas, pero esto resultó en que se concentraron todos en un campo. Los rancheros entonces llamaron a la policia y a golpeadores profesionales para que dispersaran violentamente la huelga. El saldo de la represión policiaca fue de 2 huelguistas muertos y 9 gravemente heridos, y muchísimos encarcelados. Pero los trabajadores agrícolas resistieron valientemente la ofensiva patronal y continuaron su movimiento de huelga. Además, realizaron manifestaciones de protesta en frente de las cárceles donde estaban los huelgistas detenidos. En un rancho, unos 1,000 trabajadores invadieron el campo y lograron correr a los rompehuelgas.

Después de 14 días en huelga, lograron ganar un aumento de 75 centavos por las 100 libras piscadas, aunque también habían demandado que se aceptara su unión y el fin del sistema de contratistas.

Durante la ola de huelgas en 1933, las cuales forzaron aumentos en sueldos, los rancheros estaban planeando un contragolpe. La recien formada Asociación Ranchera (controlada por las grandes corporaciones agrícolas) lograron pasar leyes en contra de acciones de huelgas como las líneas de guardia en 20 condados rurales en CaIifornia, y bajo su presión, las cortes y las policias arrestaron los lideres de la CAWIU por sindicalismo (organizer uniones). Para el fin de 1934, la CAWIU estaba aplastada, y la AFL no hizo nada en su apoyo.

Es más, la Unión de los Teamsters, entonces parte de la Federación Americana de Trabajo (AFL), entró a las canerías y empaques después de que la CAWIU había sido derrotada. Muchos de los rancheros comprendían que tarde o temprano las canerías y los empaques se iban a unionizar, y ante lo inevitable prefirieron a los oficiales sindicalistas conservadores de los Teamsters. Podían mejor negociar con ellos ventajosamente y olvidarse de los trabajadores mexicanos y filipinos que no habían logrado ganar su movimiento de unionización.

Los años 30s terminaron con la derrota temporal del unionismo en la agricultura en California. Mientras que los trabajadores industriales en el este estaban logrando ganar sus uniones bajo el Comité de Organizaciones Industriales y estaban empujandó legislación pro-obrera como la Ley Nacional de Relaciones de Trabajo (que garantizó el derecho a votar en secreto por su propia unón), los trabajadores en los campos agrícolas quedaban desorganizados y sin protecciones. El aislamiento de los campesinos del resto del movimiento obrero no se terminó hasta los años 60s.

Comité Cívico en Defensa de los Campesinos de Salinas

Julio de 1973


|Home Page| |Primera Página| |La Lucha Campesina|