22 de noviembre de 1997

CRONICA DEL DIA DEL BRACERO


Celebrar el día de El Bracero, no fue nada sencillo. Fueron dos años de trabajo, en que se hizo necesario hablar con mucha gente para en primer lugar, cotejar la idea y estar seguros de que podía resultar. Luego fueron necesarios los viajes de muchos cientos de kilómetros, para llegar hasta los sitios donde aún existen sobrevivientes de aquel programa bracero, implementado por los gobiernos de México y Estados Unidos de América durante los años 1942 a 1964, con el propósito de entrevistarlos, para conocer de primera mano sus experiencias, sus alegrías y sufrimientos, de sus triunfos y fracasos. Se necesitaba saber, conocer de viva voz, la historia de los braceros y la conocimos en parte mediante los relatos de los propios protagonistas.

Llegar a San Pedro de las Colonias en el estado de Coahuila y encontrarnos con quienes fueron braceros, fue una experiencia impactante. La ciudad de San Pedro, otrora bulliciosa y dinámica, que en sus mejores años desarrollaba una intensa actividad agrícola y un floreciente comercio, se halla hoy convertida en una localidad casi en bancarrota. Las actuales autoridades municipales, en su desesperación por la procuración de empleos que urgentemente la población jóven sampetrina requiere, están solicitando con urgencia la llegada de la Industria maquiladora de Exportación. Los actuales encargados de conducir los destinos de San Pedro, han perdido la confianza en las labores agrícolas como un medio para solventar las necesidades económicas del municipio y se juegan sus últimas cartas, pidiendo maquiladoras, sin importar si éstas contaminan o son dañinas a la salud de los trabajadores.

Pero tal vez lo más significativo en los viajes a San Pedro y Pueblito de Allende, Chihuahua, fue el encuentro personal con los ex braceros. Al relatar los ex braceros las vivencias de aquellos años, un cúmulo de recuerdos se agolpaban en sus memorias y por momentos las lágrimas acudían a esos ojos cansados, resbalando lentamente por aquellos rostros morenos curtidos por el sol.

En Pueblito de Allende, Chihuahua, sucedió algo similar a lo de San Pedro en Coahuila, encontramos ex braceros envejecidos, arruinados, enfermos, agobiados por la angustia del que comeremos mañana, o de con que carájos compraremos los medicamentos necesarios para poder sobrevivir un "tiempito más".

A lo largo del tiempo transcurrido, desde que surgió la idea de buscar el reconocimiento al esfuerzo de los braceros, que en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, acudieron a levantar la agrícultura norteamericana, enviando divisas frescas y libres de todo gravámen a México, entrevistamos a muchos ex braceros, primero mediante audio cassets y después con el moderno video. Otros más, aceptaron participar en el proyecto y enviaron documentos de la época, como micas, contratos, cartas, fotografíías, con los cuales se ha formado un archivo en donde el expediente de cada bracero está debidamente ordenado y del cual se ha sacado una lista que nos revela que hemos contactado a 303 braceros de aquellos años, residiendo en los estados de Coahuila y Chihuahua.

Al acercarse a la fecha fijada para la celebración del Dia de Bracero, las actividades de El Centro de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos se multiplicaron, ahora no sólo era necesario atender los trabajos de rutina, sino también los preparativos para que la celebración fuera digna de los braceros homenajeados.

Llegado el día, el salón de actos de el Centro, lucía esplendoroso. Las mesas para los invitados estaban adornadas con manteles rojos y un ramillete de flores sobresalía en sus centros. El equipo de sonido y de vistas fijas, se encontraban ya listos para colaborar en tan significativo acto. Los comisionados daban los ultimos toques a detalles que habían quedado rezagados , mientras que en la cocina un numeroso grupo de voluntarias preparaba la comida que sería servida en breve: chilaquiles rojos, brisket y frijoles refritos y para la cena, delicioso pozole, estilo Jalisco.

Carlos Marentes, dio la bienvenida a la numerosa concurrencia, que según el periódico Norte de Ciudad Juárez, sumaba como 250 personas. Había muchos ex braceros, más de 50 de ellos y compartían las mesas con funcionarios invitados al acto. Luego, el Ingeniero Cosme Rappa, del Consejo Directivo, habló de la importancia de un proyecto de reivindicación de los trabajadores agrícolas, en donde los ex braceros , actualmente pasando por momentos dificiles y de gran necesidad, sean reconocidos y gratificados en lo posible.

Enrique Lomas, director del Centro de Información y Estudios Migratorios de la vecina Ciudad Juárez, hizo uso de la palabra y reseñó las penas y alegrías de quienes fueron braceros, según le contaron ellos mismos.Terminó su alocución haciendo un llamado a todos los presentes a cerrar filas en torno al proyecto de reconocimiento de los braceros.

La entrega de diplomas a los braceros presentes, fue por demás emotiva, en ella participaron Alicia y Carlos Marentes, Cosme Rappa y Enrique Lomas.

Pasada la ceremonia, el ballet Ensamble Folclórico de Ciudad Juárez, hizo las delicias de los asistentes al presentar dos cuadros musicales estupendos, el primero referido a la música sureña y el segundo al clásico encuentro musical con Jalisco, la tierra en donde nació el Jarabe Tapatío.

Memorable Día del Bracero, en donde oficialmente arrancó un proyecto de nobleza y justicia indiscutibles, que esperamos tenga una buena acogida entre la sociedad estadounidense y mexicana.

¡Visite nuestra sección dedicada a los braceros!


|Home Page| |Primera Página| |Información de Interés| |Los Braceros|