La Border Patrol ataca de nuevo

por Enrique Lomas

Un reciente informe, avalado por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, ha puesto de nuevo en el ojo del huracán a la inefable Border Patrol norteamericana. A pesar de las promesas de la señora Doris Meissner, Comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización de Norteamérica de que sus muchachitos se iban portar bien frente a los indocumentados de origen mexicano, estos se mandaron con la cuchara grande y garrote y pistola en mano, arremetieron en este ya agonizante año de 1977 en su contra, dejando un saldo sangriento que enorme dolor y tristeza ha causado a muchas familias mexicanas.

En 1966, los agentes de la policía migratoria se llevaron el campeonato en lo que se refiere a agresiones en contra de mexicanos, campeonato que refrendaron en 1977 superando sus propias marcas. En 1966, los patrulleros fronterizos violaron los derechos humanos y civiles de 33 indocumentados de origen azteca. Estas violaciones incluyen a personas muertas, lesionadas o heridas a manos de la fuerza policial fronteriza.

Los de la Border Patrol, no contentos con su propio récord de 1996, en donde asesinaron a siete personas mexicanas, hirieron a otros 12 y golpearon salvajemente a 14 más, se superaron en 1977 y las agresiones se dispararon hasta en un 40 por ciento. Nueve mexicanos, jóvenes inteligentes y con muchas ganas de vivir, murieron a manos de la Patrulla Fronteriza, otros cuatro, resultaron gravemente heridos, mientras que 33 personas más fueron tundidos a golpes como si no fueran seres humanos.

Desde 1924, en que en mala hora fue creada esta super policía lamada Border Patrol, ha sembrado a lo largo de los 3 mil 200 kilómetros de frontera México-Estados Unidos, la muerte y la desolación en contra de humildes trabajadores mexicanos, cuyo único delito ha sido tener ganas de superarse y no contar con un documento de identidad en el país vecino.

Con los nombres de los muertos heridos, golpeados, insultados, humillados, violados, vejados y maltratados por la "Migra" se podría fácilmente llenar el muro de las lamentaciones de Jerusalén. Los testimonios de los familiares que han perdido a sus seres queridos a manos de estos perversos agentes migratorios son de una tristeza infinita, sin rencor alguno y con el llanto ahogandoles las entrañas, relatan cómo su ser querido era el único sostén de la familia, de cómo se decidió cruzar la frontera ilegalmente para trabajar y ganar dinero para la esposa, los hijos, y los padres, y de cómo después de mucho buscar entrar legalmente a los Estados Unidos, lo tuvo que hacer de ilegal pues en todas las partes a que acudió le negaron un permiso para trabajar legalmente en lo que él sabía hacer, a saber, el trabajo duro y sucio que siempre les toca hacer a los mexicanos.

En total las muertes de mexicanos en la frontera México Estados Unidos, se incrementaron en un 90 por ciento, pues mientras en 1996 fallecieron 68 mexicanos, en 1997 fueron 128 los mexicanos que perdieron la vida. Era de esperarse, pues los filtros por los lugares de cruce "normal" para los indocumentados, fueron cerrados casi por completo, de esta manera se les obligó a cruzar por terrenos inhóspitos y de mayor peligro para sus vidas. Si las autoridads norteamericanas creyeron que con más vigilancia se iba a impedir el paso a los sin documentos, se equivocaron rotundamente, pues los sin papeles siguen cruzando al país vecino, pero con un costo social más elevado.

En años pasados las muertes y agresiones en contra de mexicanos en las que se han visto involucradas las autoridades migratorias norteamericanas, también han sido significativas, de tal manera que ha preocupado a diferentes entidades académicas en el país. La universidad de Guadalajara, realizó un estudio en 1991, tomando como base las actas de defunción de jaliscienses muertos en los Estados Unidos y el resultado es espeluznante, 60 por ciento de los jalisiences muertos en la Unión Americana en edades entre los 22 y los 27 años, fallecieron de forma violenta, un buen porcentaje de estos descesos son atribuídos a la Patrulla Fronteriza.

En 1992, Andrés Rosental y Miguel Limón Rojas, en ese tiempo subsecretarios de Relaciones Exteriores de México, ante la oleada de violencia en contra de los mexicanos, se atrevieron a exigir respeto para la vida de los conacionales. En ese mismo año de 1992, Tupac Enrique, en esos días co-director de la organización norteamericana Maricopa County Organizing Project, acusó a la "Migra" de perseguir y arrestar a niños indocumentados a quienes mantenían en prisión en condiciones pauperrimas.

En El Paso, Texas, se celebró una audiencia promovida por la Comisión de Derechos Civiles en donde a lo largo de las 10 horas que duró la sesión, se presentaron más de 40 denuncias en contra de la Border Patrol y sus inhumanas prácticas en contra de personas sin documentos. Para concluir, he aquí algunos pocos nombres de mexicanos asesinados por la Patrulla fronteriza:

Armando Valenzuela Macías, Enrique Arguelles Palos, Rubén Navarrete Tarín, Victor Adrian mandujano,Humberto Robles Valenzuela, Israel Rodríguez Rojas, Luis Eduardo Hernández...

La patrulla ataca de nuevo, Dios nos agarre confesados.

(19 de Nov. 1997)


|Home Page| |Primera Página| |Información de Interés|